D. Miguel Ángel, nombrado párroco de San Antonio de La Navata
28 agosto, 2016
Hoja Parroquial 04-09-2016
14 septiembre, 2016

Desde Las Rozas hasta Cracovia… JMJ 2016

La jornada mundial de la juventud… un evento muy conocido y del que se habla mucho, un evento en el que se viven muy buenos momentos que perdurarán en tu memoria.

Cada persona vive y disfruta de una manera diferente la JMJ. Para cada uno de nosotros es una experiencia inolvidable y cada momento que se vive es simplemente único, independientemente de si vas como peregrino o incluso como voluntario. En mi caso tuve la oportunidad de vivir esta hermosa experiencia desde el servicio a los demás, es decir, fui voluntaria de DELEJU (Delegación de Juventud), uno de los grandes grupos de Madrid.

Esta jornada no comienza en los días en las diócesis, tampoco cuando se inicia el viaje hacia el país que acoge… realmente comienza mucho tiempo antes, y en mi caso diría que comenzó un año antes.

Con un año de antelación comienzan las reuniones preparatorias, se empieza a recibir toda la información que va desde itinerario de viaje hasta la preparación personal para poder vivir plenamente este encuentro.

Pocos meses antes de la jornada los voluntarios estábamos ayudando a organizar con mucha dedicación, trabajo y motivación todo lo relacionado con los peregrinos que iban con la DELEJU. Finalmente, y sin darnos cuenta, comenzaba nuestro viaje hacia la JMJ desde Madrid hasta Cracovia bajo el lema “Bienaventurados los Misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt 5,7)

Nuestra peregrinación pasó por diferentes ciudades… Lourdes, Lyon, Tréveris, Frankfurt, Wroclaw, Czestochowa, Cracovia y Turín.

En cada ciudad conocíamos un poco más a los peregrinos, y en muchos casos, escuchábamos testimonios que diferían en muchos ámbitos unos de otros, pero que finalmente nos mostraban una vez más cómo Dios cambia nuestras vidas y lo importante que es tenerlo presente, no sólo a él, sino también a la virgen María.

Este año la jornada se desarrollaba en Cracovia, Polonia. Previamente a su inicio, asistíamos a lo que se llama “Días en las Diócesis”, durante los cuales tuvimos la oportunidad de estar alojados en familias polacas en la ciudad de Wroclaw.

Los polacos son muy acogedores y siempre buscan que estés lo más a gusto posible. Muchas anécdotas nos quedan de todas las actividades que vivimos de esos días: los bailes típicos y nosotros sin tener idea de cómo movernos, las maneras graciosas que se tenían que buscar para comunicarse en un idioma que no entienden incluyendo el hecho de hacer “dibujitos” en al aire tratando de explicar a lo que nos referimos, las enormes cantidades de comida que nos daban, que toda el agua tuviera gas… etc. Fueron unos días increíbles en lo que conocimos mucho más acerca de la cultura polaca e incluso acerca de San Juan Pablo II, ya que Polonia es su tierra natal.

Al terminar estos días, nos despedimos con mucha tristeza de nuestras familias de acogida, ya que nos habían aportado mucho y una vez más nos ayudaban a sentir esa misericordia de Dios en cada momento vivido.

Después de tener un encuentro con todos los españoles en Czestochowa, llegamos a Cracovia, en donde viviríamos ese gran encuentro con jóvenes católicos de todo el mundo y con el Papa. Era increíble ver la cantidad de gente que había y que incluso se mantenía en el lugar a pesar de las condiciones climáticas. Lo mejor era ver cuando todos nos uníamos cantando la misma canción, pero en diferentes idiomas o incluso cuando todos cantábamos en un mismo idioma durante las celebraciones.

Poco a poco se acercaba ese momento de reunirnos como el Papa, y cada vez había más emoción, incluso pude estar cerca de él en dos momentos, el primero en Cracovia, un momento totalmente inesperado ya que estaba en una pizzería y de repente el Papa pasó por esa calle, y mi segundo momento fue gracias a que tuve la oportunidad de estar en la zona frente al altar en el día de la vigilia.

Fueron momentos muy especiales para mí, así como el resto de días y durante las celebraciones, adoraciones, momentos de oración… incluso muchos momentos en los que sentía cómo Dios y la Virgen me acompañaban y me cuidaban en cada cosa que hacía.

Durante la JMJ también escuchamos testimonios en diferentes idiomas, considero que el que más nos hizo reflexionar fue el de una chica de Siria, que demostró cómo ha superado todas las adversidades y situaciones que ha tenido que afrontar por vivir la fe… estos testimonios nos influían a cada uno de manera diferente, pero siempre nos ayudaban y nos hacían ver la presencia de Dios entre nosotros.

También fue muy buena experiencia la noche previa a la misa de envío de la JMJ, ya que todos dormíamos en el Campus de la Misericordia (lugar central de los eventos de la JMJ) y podíamos ver cómo incluso había familias con niños pequeños que también compartían con nosotros esa noche, formando todos juntos lo que es la iglesia.

La misa de envío es un momento increíble en el que se juntan muchas emociones… tristeza porque se acaba, emoción por volver a casa, cansancio por todas las actividades que hacemos, y entusiasmo por el anuncio de la próxima JMJ que será en Panamá en el 2019. Con todas estas emociones ya era momento de volver a nuestros países e incluso llevar ese mensaje del Papa a todos los jóvenes, ayudando a evangelizar compartiendo nuestra experiencia.

A este evento asisten personas de todas partes del mundo, y realmente no importa si es la Jornada Mundial de la Juventud, la Giornata Mondiale della Gioventù o World Youth Day… lo importante es que independientemente de todas las diferencias existentes entre nosotros como puede ser la del idioma, a todos nos unía nuestra creencia en Dios.

Es una experiencia que se debe vivir y aprovechar para nuestro crecimiento personal y para acercarnos más a la iglesia y a Dios. Personalmente creo que fue muy enriquecedora para mí ya que tuve la oportunidad de ayudar en todo lo que podía y de estar al servicio de los demás, por lo que repetiría sin lugar a duda esta experiencia y estaré siempre agradecida con la DELEJU por brindarme la oportunidad ser voluntaria y vivir la JMJ de una manera diferente.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies